AEV · Uncategorized

La noche de Walpurgis de Ramón Martínez Sáenz.

¡Hola a todxs!

Sé que he estado muy ausente tanto en instagram como en los distintos blogs. Pero últimamente no he tenido tanto tiempo como quisiera. En fin, un poco de lo que ha estado pasando en estos dos meses. Pues primero me fuí a Valle de Bravo, en el Estado de México durante una semana, en la cual terminé de leer “El señor de los anillos: La comunidad del anillo” de J. R. R. Tolkien. Después de esa semana me regresé a Monterrey y empecé a releer “La guerra no tiene rostro de mujer” por Svetlana Aleksiévich, hasta que llegué a mis clases de verano en la Universidad.

Una de mis tareas es escribir cinco entradas de este libro que escogí, y pues este: “La noche de Walpurgis” de Ramón Martínez Saénz. Y aunque sea un poco de tarea, también se los quería compartir porque vale mucho la pena.

Un poco sobre el autor:

Ramón Martínez Sáenz (1945-2011) fue un destacado profesor y promotor de la literatura mexicana contemporánea en Nuevo León. Impartió cursos, talleres y seminarios en el ITESM, UANL, UDEM, MARCO, entre otras instituciones. Es autor de Carta a María Luisa Puga y coautor de Diccionario de escritoras nuevoleonesas. Siglos XIX y XX.

Primeras impresiones del libro:

Pues para que sepan un poco, el libro está escrito sin delimitar los diálogos. Es muy al estilo de Saramago, entonces al principio me costó trabajo separar los pensamientos, con los diálogos que los mismos personajes tenían entre sí. Al final, ya pude disntiguirlo fácilmente.

Pues antes que nada, me desesperé mucho con una personaje en específico… “Priscila”. Sobre todo en las primeras dos hojas. Se me hacía todo lo que odié a mi llegada a Monterrey hace cuatro años.  Y les explico un poco.

Prisicila es la típica chava de San Pedro, la que cree que el mundo está a sus pies y que si no eres de su grupo no vales la pena, o mejor dicho, juzgar sin conocer realmente a ls personas. Conforme fueron avanzando los capítulos, puedes notar un cambio en ella, pero la primera impresión siempre cuenta. En una parte del libro, en las primeras hojas Priscila, da su punto de vista de la primera impresión que tiene:

“… alto, atlético, bronceado, ojos azules, cabello rubio con luces. “… cuidado, hijita, que pinta para jotito”, ropa de marca y por supuesto, un Rolex. ¡Qué naco!, pensé, un Rolex en la playa” (Martínez, 2012, p.7)

Este pensamiento es uno de tantos en los que Priscila demuestra su sentir de superioridad.

Pasando de largo a este personaje, continuamos la historia en tres generaciónes, y a lo largo del libro se va mostrando como las acciones del pasado repercuten en el futuro. Se ve muy bien, cómo era Monterrey y cómo sigue siendo la forma de ser de los Regios.

Volviendo a los personajes de la primera parte del libro, donde muestran a un Monterrey actual, nos deja ver algunas costumbres de los regios, como lo es ir a visitar la Isla del Padre, algunos antros en la ciudad, cómo piensan que las artesanias mexicanas no valen mucho, etc…

Se me hace muy interesante que el autor refleje esto de los regios, porque es cierto que te hace reir, pero realmente refleja la realidad, que hoy en día y en lo personal lo he vivido.

Mañana les seguiré contando un poco más de los sigientes capitulos del libro.

¡Nos leemos mañana!

Ivette

Advertisements
Uncategorized

Un pedacito de mí

¡Hola, a todxs!

Quisiera empezar este blog, que me está llenando de emoción, presentándome. Primero, mi nombre es Ivette, tengo 21 años y estoy estudiando la carrera de Relaciones Internacionales en el Tec de Monterrey. Quise empezar este blog, por muchísimas razones, la primera, es porque me encantan los libros (como a muchxs de ustedes), la segunda, porque quería escribir acerca de ellos y también dar a conocer a aquellos libros ya olvidados, a esos autores como Pepita Riera o Caridad Bravo Adams, que poco a poco las hemos dejado en el olvido. La tercera es, poder compartirles un poco de mí con estas entradas, de lo que pasa en mi vida, que es lo que estoy haciendo, algunos tips de escuela, viajes, etc…

Espero que me acompañen en este blog y muchísimas gracias por leerme.

Saludos y bonito domingo.

Ivette